Cache-dispositivo-de-acesso-rapido

Caché: comprenda el dispositivo de acceso rápido

viernes, 3 de abril de 2020 | Comentarios

Escrito por

Imagina que tuvieras que esperar que una página web cargara todo su contenido para que solamente así apareciera en la pantalla de tu computador. Muy seguramente, en la mitad de este proceso ya habrías desistido, abrirías las conversaciones de tu WhatsApp o mirarías las historias de tus amigos en Instagram.

Es en este escenario que el término caché tiene gran importancia. La herramienta consiste en un área de almacenamiento donde los datos y procesos utilizados frecuentemente son guardados para garantizar un acceso más rápido en el futuro. Ahorrando de esta forma, el tiempo y uso necesario de hardware.

Conoce a continuación todo sobre caché, incluyendo su objetivo y los tipos más comunes.

¿Qué es y cuál es el objetivo del caché?

El caché es una tecnología que, inicialmente, fue definida como hardware. Hoy en día, está más relacionada con el desarrollo de sistemas, incluso para web.

Cuándo hablamos sobre caché, nos referimos a un espacio de almacenamiento de datos que puede ser utilizado en el futuro. El recurso caché está presente en muchos ambientes y herramientas, tales como:

  • Aplicaciones;
  • Bancos de datos;
  • Ambientes híbridos;
  • Placa base;
  • Disco rígido;
  • DNS;
  • CDN.

Principales tipos de cachés

Independientemente de cuáles son los tipos y cómo funcionan, todos los cachés tienen un objetivo en común: facilitar y agilizar la entrega de datos. Es decir, estos simplifican el acceso y la entrega de determinado contenido. Descubre las opciones más comunes:

Memoria caché del hardware

Es un tipo de memoria de acceso extremadamente rápido que comenzó a ser utilizado en la época de los PCs 386. Es el responsable por guardar las direcciones más accedidas en el procesador y lograr que éstos, no permanezcan mucho tiempo ociosos, buscando los datos directamente de la memoria RAM.

Actualmente, la mayoría de los procesadores tienen una memoria caché y, por esta razón, no necesitan ajustes en la programación.

Database Caché

Otro caché muy utilizado es el del banco de datos. En este, es posible, por ejemplo, guardar las consultas más frecuentes realizadas en una base de informaciones.

Algunas soluciones incluso crean un tipo de capa intermedia de datos para que las consultas puedan ser realizadas en la misma.

Web Caché

Este es uno de los cachés más conocidos. Seguramente, has escuchado frases como:

  • “Acceso a Internet restringido por problemas con el caché”;
  • “El error ya fue corregido, sin embargo tu página no está en el caché”;
  • “¿Ya limpiaste el caché para ver si la página funciona?”.

Hay quienes dicen que el Web Caché se tornó una de las disculpas más utilizadas por los desarrolladores web. Pero, en la mayoría de los casos, el problema de la falta de acceso está realmente vinculado al caché.

Aquí, los caches pueden ser almacenados de 2 formas distintas:

1. Local Caché

Es aquel que es almacenado junto al cliente, a través de tu navegador. Su misión es garantizar que el sitio web sea cargado más rápidamente.

Sin embargo, además, ¿cómo se hace esto? Guardando en la máquina algunas informaciones cuando el usuario visita una página web. Esto permite que, en el momento del nuevo acceso, el navegador le presente los datos que éste ya tiene, en vez de pedir todos los archivos del sitio en el servidor.

Todo este proceso debe ser controlado por un desarrollador, pues será él quien definirá la política de almacenamiento en caché a través de “Cache Control”. El HTTP Header gestiona la forma en la que se debe comportar el recurso.

Para hacer esto, existen 2 directivas:

  1. De Solicitud: Son usadas por el cliente en una solicitud HTTP. Algunos ejemplo son: Only-if-cached, Max-stale, Min-fresh;
  2. De Respuesta: Son usadas por el servidor en una respuesta HTTP. Algunos ejemplos son: Public, Private, S-maxage, Must-revalidate.

Algunas directivas son consideradas de respuesta y solicitud, como:

  • No-cache;
  • No-store;
  • No-transform;
  • Max-age.

Importante: el Local Caché no actúa solamente en los navegadores. Los smartphones, por ejemplo, también almacenan muchos megabytes en archivos de caché, permitiendo que la información sea accedida de manera instantánea. En este caso, el ambiente es controlado por el usuario, que puede remover y eliminar datos cuando lo crea necesario.

2. Cache Server

Del lado del servidor, existen formas para hacer el caché desde una carpeta o un resultado. Dentro de las más comunes, se destaca el almacenamiento de páginas dinámicas de forma estática.

Para entender el funcionamiento de este, imagina que eres responsable por la página web de una empresa de alimentos. Cada producto es organizado en categorias y subcategorias, y es esencial que en la home, aparezca la información que se presentará a los visitantes.

Si cada vez que un usuario ingresa a un sitio web, se hace necesario generar todo el HTML de la página a partir de cero, esto demandará un alto procesamiento del servidor y diversas consultas al banco de datos.

Consecuentemente, demandará un alto costo en infraestructura para ofrecer soporte a las solicitudes simultáneas. Y aún de esta forma, es muy probable que tu página web no se pueda visualizar con la velocidad que el usuario espera.

Para evitar problemas en este sentido, este tipo de caché mantiene una página o algunos pedazos de HTML estáticos en la página inicial, o en cualquier otra, por un determinado periodo de tiempo.

Siendo así, cuando el usuario ingresa al sitio web, rápidamente recibe el HTML que ya está procesado y almacenado.

Al igual que el caché, una parte esencial para el almacenamiento de información en Internet son la bases de datos SQL. Haz clic y descubre todo lo que necesitas saber sobre el tema.

¿Has entendido un poco más sobre qué es caché? Si quieres conocer más contenidos, inscríbete a nuestra newsletter y recibe los mejores contenidos.


Etiquetas: , ,
Comentarios
Presiona Enter para buscar o ESC para cerrar