microservices

9 buenas prácticas para utilizar los Microservices en tus proyectos

martes, 15 de diciembre de 2020 | Comentarios

Escrito por

Microservices, conocido en español como Microservicios, es un término acuñado en la Arquitectura de Software para designar una forma de desarrollar sistemas. En ella, cada pieza es pensada, desarrollada y puesta a disposición de forma independiente.

Esta misma explicación puede estar haciendo referencia a otro enfoque, SOA, que es la Arquitectura Orientada a Servicios, ¿verdad? Mucha gente sostiene que los Microservices son una evolución de la SOA. Sin embargo, presentan algunas diferencias importantes, que es lo que mostraremos en el curso de este contenido.

¡Sigue leyendo!

En sí, ¿qué son los Microservices?

Su idea central es dividir las tareas en la medida de lo posible de forma independiente. Es decir, el concepto de Arquitectura de Microservices es crear un conjunto de pequeños servicios autónomos, donde cada uno de ellos es desacoplado y debe implementar una única funcionalidad.

La arquitectura de Microservices es antagónica a las aplicaciones monolíticas, que acaban siendo más fáciles de crear, probar, desplegar y actualizar.

Y en la práctica, ¿cómo funcionan los Microservices?

Esta arquitectura es un enfoque. Así que la idea es desarrollar una única aplicación como si fuera un switch de servicios, donde cada uno ejecuta su propio proceso y mantiene sus datos. Todo esto se implementa, normalmente, mediante procesos de comunicación sencillos, como una API HTTP.

El diferencial de los Microservices es que todo se construye a través de pequeñas responsabilidades y se publica en procesos de deploy automatizados – y de forma totalmente independiente.

De esta manera, es posible escribir una sola aplicación utilizando staks distintos; es decir, se pueden utilizar muchos lenguajes y bases de datos, siempre y cuando todo se comunique de modo estandarizado.

¿En qué casos se indican los Microservices?

Se deben considerar en las siguientes situaciones:

  • Grandes aplicaciones, que requieren una alta tasa de velocidad de liberación;
  • Aplicaciones complejas, que deben ser altamente escalables y ampliables;
  • Aplicaciones con dominios avanzados o con muchos subdominios;
  • En una organización con pequeños equipos de desarrollo web.

Por todo lo que hemos dicho hasta ahora, es posible ver que esta arquitectura tiene todo que ver con otras prácticas utilizadas en el área de desarrollo web, como la Integración Continua, Containers y DevOps.

La simple posibilidad de poder desplegar cada servicio de forma independiente es lo que une todas estas prácticas.

¿Cuáles son los principales desafíos de los Microservices?

Como cualquier otra arquitectura, Microservices tiene sus ventajas y desventajas. Muchas veces, la solución de un problema acaba provocando otro, que suele ser simple de resolver o no.

Incluso la arquitectura de Microservices, que tiene simplicidad en su concepción, muestra algunos desafíos que pueden poner en peligro el diseño de una aplicación.

Es precisamente por eso que es necesario comprender cuándo y cómo utilizar los procesos que serán necesarios establecer en el momento de los deploys, de las integraciones y en la solución de los errores críticos.

Conoce los principales desafíos que se presentan a continuación:

Complejidad

El primer desafío que merece atención es la complejidad. Una aplicación de Microservices tiene más partes móviles que un equivalente monolítico. Por lo tanto, cada servicio termina siendo más simple, pero el sistema en su conjunto se vuelve más complejo.

La buena gestión y orquestación de los Microservices es muy necesaria para el éxito del servicio.

Desarrollo y pruebas

La parte de desarrollo y ensayo utilizando muchas dependencias de servicios requiere un tipo de enfoque diferente. Por lo tanto, el facturar entre los límites de los servicios se vuelve muy complicado.

Hay estudios que dicen que los costos de los logs de servicio aumentan en promedio un 21%, y que incluso la resolución de problemas se vuelve 73% más complicada; lo que hace que esto sea un gran inconveniente para ser analizado.

Latencia

Como decimos que la comunicación entre los Microservices, la mayoría de las veces, se hace a través de un gateway API, con llamadas HTTP, la latencia y la congestión de la red es una realidad.

Más datos almacenados

Otro punto que termina siendo un desafío es manejar el aumento de la información generada por los Microservices. Un estudio muestra que un 17% de los equipos que lo utilizan no saben como realizar esta gestión a largo plazo.

Todo esto sucede precisamente por la naturaleza de los Microservices: tener los datos generados independientemente unos de los otros.

Para superar estos y otros desafíos, es esencial planificar bien el desarrollo de las APIs para que no sean demasiado prolijas y, que utilicen la comunicación asíncrona.

Buenas prácticas en el uso de los Microservices

Como esto es algo que todavía está evolucionando, las buenas prácticas que vamos a puntuar no son definitivas, pero son una buena manera de empezar a utilizarlas.

Además, es importante señalar que estos tips son los que Microsoft indica para el uso adecuado de Microsoft Azure. Compruébalo:

  1. Los servicios deben modelarse en torno a los dominios de la empresa;
  2. Descentraliza el poder, ya que los equipos autónomos e individuales trabajan mejor en esta tarea de diseñar y crear los servicios;
  3. El almacenamiento de datos debe ser privado;
  4. Los servicios se comunican a través de las APIs, así que evita el escape de detalles de implementación;
  5. Evita el acoplamiento entre servicios, es decir, no crea uno esquemas de bases de datos compartidas y mucho menos una rigidez en la comunicación entre servicios;
  6. Deja al gateway que controla las llamadas de API y los detalles como la autenticación y la comunicación SSL, entre otros, más completos;
  7. Deja el conocimiento del dominio fuera del gateway, de modo que solo se pueda manejar y encaminar las solicitudes sin tener ningún conocimiento sobre la lógica del dominio;
  8. Los servicios deben tener un acoplamiento flexible y una alta cohesión funcional;
  9. Usa estrategias de resiliencia, para que un servicio no falle en cascada.

¿Tienes curiosidad y quieres saber más? ¡No te olvides suscribirte a nuestra newsletter para estar informado de los contenidos publicados en nuestro blog!


Comentarios
Presiona Enter para buscar o ESC para cerrar